© 2019 by BesideyouBCN. Aviso Legal. Proudly created by Aitor Montaña

 

  • White LinkedIn Icon
  • White Facebook Icon
  • White Blogger Icon
  • White Twitter Icon

alexandra@besideyoubcn.com

Tel: (+34) 676 720 085

 
 

Un coach acompaña a personas que quieren realizar un proceso de cambio y que están dispuestas a “entrenarse" para alcanzarlos. Por eso se le llama coaching (entrenamiento en inglés, aunque en su etimología coach también significa transporte). El coaching se focaliza en el hacer de las personas, es decir, en el desarrollo y desempeño de sus habilidades, terreno donde el cliente podrá medir el grado de consecución y de coherencia del cambio que se haya propuesto alcanzar.

 

Generalmente, cuando un cliente solicita la ayuda a un coach es porque es consciente de que ha caído en un círculo vicioso que no le satisface: no encuentra respuestas satisfactorias para preguntes recurrentes. El coach debe mantener distancia con la problemática planteada y centrarse en el potencial de la persona para provocar nuevas preguntas, nuevas reflexiones y nuevas opciones. De este modo, el cliente amplia su percepción y su perspectiva sobre los cambios que quiere y puede realizar y encontrar sus propias soluciones.

 

El coaching no tipifica conductualmente a sus clientes, sino que acompaña a cada persona desde su singularidad para que desarrolle su potencial durante el proceso que le llevará al cambio deseado. El cometido del coach es ayudar a su cliente a que encuentre por sí mismo cual es la mejor estrategia para lograr lo que quiere. El coach no da soluciones a partir de las inquietudes de su cliente, sino que le proporciona un espejo donde puede reconocer tanto su problemática personal, como su potencial, sus habilidades, sus cualidades, sus intereses, en definitiva, sus propias formas de ser y de hacer.

 

Coaching y psicología tienen similitudes, sin embargo, un coach no trata trastornos ni hace diagnósticos clínicos, sino que acompaña a las personas para que puedan conseguir metas y propósitos concretos que ellas mismas se han planteado. Es importante que el coach tenga muy claros los límites de su práctica profesional y es aconsejable que tenga una red de profesionales que a los que pueda derivar el cliente en caso de advertir que necesita otro tipo de ayuda profesional.

Coaching

 

La Programación Neurolingüística (PNL) permite una comprensión y activación de la experiencia subjetiva atendiendo fundamentalmente al uso del lenguaje y a la agudeza sensorial.

 

La PNL se basa en un modelo que accede al estudio de la estructura de la experiencia individual y subjetiva de las personas. Mediante sus herramientas se llega a la observación de una serie de mecanismos ocultos de las mismas. Estos mecanismos pueden operar en nuestro entorno y/o afectarnos a nivel de conductas, habilidades, hábitos, valores, creencias o incluso en relación a nuestra identidad.

 

La PNL estudia estos mecanismos y observa qué patrones o “programación” se han creado por las interacciones entre el cerebro (neuro), el lenguaje (lingüística), y el cuerpo. Desde ahí se pueden identificar tanto las conductas que resultan efectivas como inefectivas a las personas.

 

La práctica de la PNL permite una revisión de nuestra propia estructura mental para cuestionar, actualizar o cambiar nuestras propias conductas, hábitos o creencias cuando no nos resultan eficaces.

La PNL (Programación Neurolingüística)

 

Modelo de desarrolo coductual (DBM©)

La DBM© (Developmental Behaviour Modelling) es una metodología desarrollada por John McWhriter que permite un profundo conocimiento de cómo modelamos nuestro propio comportamiento para remodelar aquello que nos impide avanzar aplicando el principio de fractalidad.

 

Por modelar entendemos la capacidad que tenemos las personas para dar sentido al mundo que nos ha tocado vivir. Este “dar sentido a las cosas que vivimos” es un proceso que se hace desde la singularidad de cada ser. Es por ello que la DBM atiende a las diferencias que nos hacen únicos y desde éstas nos invita a remodelar aquello que se considera más oportuno. El objetivo es poder ser más efectivos y sentirnos bien en los procesos de cambio en los que nos hallamos remodelando aquellos aspectos que nos bloquean, nos estancan o nos impiden avanzar hacia donde queremos ir.

 

La DBM aplica el principio de fractalidad. En matemáticas, un fractal es un objeto geométrico que se repite a diferentes escalas. Las formas fractales también están presentes en la naturaleza; se repiten de forma similar aunque no exacta. Por ejemplo: si observamos una hoja de un árbol presenta una morfología similar a la rama de la que proviene. A su vez la rama tiene una estructura similar a la forma del árbol.

 

La DBM utiliza modelos fractales que permiten modelar la complejidad de las personas posibilitando información, comprensión y procesos de aprendizaje con una gran potencia de cambio. Al aplicar un modelo en la observación de una dificultad o habilidad podemos hacer extensivo el aprendizaje obtenido a distintas facetas de la misma persona.

 

La Sociología Aplicada permite un análisis objetivable de aquellos elementos  presentes en las personas y organizaciones y compara aquello que aparece de aquello que realmente está ocurriendo.

La Sociología permite un análisis mediante el cual se arroja luz a aquellos mecanismos sociales, psicosociales, económicos y políticos cotidianos que, sin embargo, no resultan fácilmente comprensibles debido a la complejidad que suponen las interacciones y relaciones entre personas y todo tipo de organizaciones e instituciones.La Sociología aplicada se encarga de hacer intervenir este análisis en la misma realidad que estudia llegando a proponer cambios que se consideran adecuados en función de las necesidades detectadas.

 

En las sesiones individuales y grupales permite establecer una visión más distanciada que la que los sujetos están acostumbrados a percibir proporcionándoles más herramientas y objetividad para la búsqueda de  soluciones.

Sociología Aplicada

 

Indagación Apreciativa

Appreciative Inquiry (o Indagación Apreciativa, IA de ahora en adelante) es una metodología participativa para abordar retos novedosos y adaptarse a circunstancias adversas o mejorar las aspiraciones de las personas u organizaciones. Se caracteriza por ser una metodología muy inclusiva y de generación cocreativa. Permite conectar con los puntos más sólidos y valiosos de las personas para hacerlos resonar y darles forma en aquello que se esté investigando y trabajando, ya sea a nivel personal, empresarial o comunitario.

 

Las personas se atreven a expresar y expandir más su potencial cuando invierten más atención en sus puntos fuertes que en utilizarla para corregir sus supuestas debilidades… porque, lamentablemente aún hoy, las “debilidades” se siguen entendiendo en muchos ámbitos como defectos en lugar de cómo errores-guía para el propio crecimiento.

 

La IA, ya sea a nivel de sesiones individuales como en grupo o empresa consta de 5 fases:

 

1. Elección y Definición del tema (Qué es lo que queremos indagar y construir; la definición será en positivo). 

2. Descubrimiento (cuáles son las cualidades que nuestra propia experiencia nos ha mostrado: puntos fuertes). 

3. Sueño(Dream): visualización de nuestros puntos fuertes y de la visión que se tiene del tema.

4. Diseño (crear el “prototipo” de cómo debería ser aquello sobre lo que se está trabajando). 

5. Destino (cuáles van a ser las personas y factores que van a resultar decisivos para sostener lo que se ha diseñado).

 

Mediante laIndagación apreciativa las personas muestran sus cualidades y capacidades lo cual resulta inspirador para todo el sistema en el que se indaga. Al mismo tiempo, amplían su percepción mental, construyen con lo mejor de sus cualidades y capacidades el futuro y mejoran su capacidad de resiliencia reforzando sus competencias afirmativas, expansivas, generativas y colaborativas.

 

El pensamiento lateral permite activar el pensamiento creativo utilizando técnicas centradas en producir propuestas, establecer objetivos, evaluar prioridades y generar alternativas. El término fue acuñado por primera vez en 1967 por el que se considera el creador de esta metodología: Edward de Bono.

 

El pensamiento lateral es un método de pensamiento que utiliza distintas técnicas para la resolución de problemas de una manera imaginativa y, a menudo, divertida y transgresora respecto al pensamiento lineal respecto al cual hemos sido educados y solemos estar acostumbrados.

 

El pensamiento lateral busca organizar los procesos mentales de una forma concreta utilizando estrategias que, normalmente, el pensamiento lógico descarta o simplemente ignora. Por ejemplo, se confía en la resolución de problemas mediante el uso de astucias indirectas y creativas.

 

Así pues, el pensamiento lateral moviliza el ingenio y la creatividad de las personas reorganizando nuestras funciones del pensamiento. Algunas de las técnicas que emplea son las provocaciones, las analogías, el método de inversión, el fraccionamiento o división de una unidad de modelos.

Pensamiento Lateral